La Agenda Diplomática de las Potencias Mundiales

Los países que integran esta amplia franja llamada el “Creciente Fértil”, como le bautizó el Arqueólogo James Henry Breasted, a los países que componen esta media luna geográfica, que también incluye a la Península Arábiga.


Esta área geopolítica del Oriente, se divide clásicamente en tres partes, Oriente Próximo (Mayoritariamente Árabe), Medio (Tradición Persa e Indú) y Lejano o Extremo (China, Japón, Cora, Indochina, Islas del Indico y Pacifico), desde un punto de vista mediterráneo.
La zona de mayores turbulencias en el mundo es Oriente Próximo, donde están ubicadas Siria, Libia, Israel y los terrenos controlados por la Autoridad Palestina, la Zona de Gaza y parte de Cisjordania, también incluyen tres países cercanos como (Chipre, Egipto e Irán), entre otras naciones.
Las potencias mundiales, atreves de la ONU han tomado medidas de sanciones internacionales en contra de Irán, por el desarrollo de su Programa Nuclear, a la vez que la situación entre Irán e Israel, siguen tensas, marcadas por la amenaza de Israel de iniciar un ataque preventivo, por el temor de ser supuestamente atacada por Irán. Este conflicto tiene ribetes muy peligrosos porque podría desencadenar una guerra no convencional, que incluya ataques nucleares de dimensiones impredecibles para la humanidad.
Ahora bien, donde las potencias mundiales, no han podido tomar medidas de consenso en Siria, porque dos naciones grandes de la ONU, vetan cualquier resolución que este dirigida a la intervención de la OTAN en esta nación, que vive una cruel guerra civil, con un saldo impresionante de muertos, heridos y desplazados.
Las circunstancias se hacen más compleja, por ser un año electoral en EEUU, y cualquier tras pie que sufran los Estados Unidos y Aliados, pueden tener consecuencias electorales importantes para el Presidente Barack Obama, que va detrás de la re postulación presidencial, pero lo que está claro que independiente al saldo a su favor o en contra electoralmente, tendrá que jugar un rol más definitorio sobre Siria.
Específicamente, China y Rusia, se han opuesto a lo interno de la ONU, a las acciones militares directas al régimen de Damasco, por lo que no puede ser aprobada ninguna resolución en este sentido. La Liga Árabe y la Organización de Naciones Unidas, se ha visto precisada a realizar una labor de mediación atreves del antiguo Secretario General de la ONU, Kofi Anam, quien tiene mucha experiencia y capacidad diplomática para el manejo del tema, quien de inmediato presentó una propuesta de paz a Al-Assad.
A Barack Obama, le urge una salida a este conflicto porque puede gravitar en las elecciones próximas a celebrarse el 6 de noviembre 2012, este un tema muy sensible para los electores norteamericanos, para lo que EEUU como potencia mundial debe prevalecer como equilibrio del mundo contemporáneo. Estados Unidos no tiene como norma diplomática actitudes contemplativas en situaciones como la Siria.
Ahora bien, debemos ponderar que Rusia está buscando un posicionamiento dentro del ajedrez mundial, su Presidente ha manifestado que esa nación recuperará el sitial como potencia militar que tenía la antigua URSS, por lo que vuelve a jugar su papel de contrapeso universal en materia geopolítica.
A la vez que la potencia emergente más relevante de este siglo, China Continental, también se ubica en lugar equidistante de la política norteamericana en Próximo Oriente, a tal grado, que la Secretaria de Estado Norteamericana, Hillary Clinton, ha hecho los esfuerzos pertinentes para convencer a su homologo y al gobierno de Beijing de la necesidad de que la comunidad internacional intervenga para detener los enfrentamientos entre las fuerzas leales al gobierno Sirio y el Ejército Rebelde Libre de Siria, porque lo que está ocurriendo es una masacre de proporciones alarmantes a nivel de la población civil, niños, ancianos y mujeres. La cifra de muertos alcanza la cifra de 9,000 según la ONU.
Mientras esta situación extrémese al Próximo Oriente, la Unión Europea sacudida por una crisis económica y financiera de gran envergadura de algunos de los países socios, que amenaza con el efecto dominó o de contagio de otras economías de la comunidad, sus líderes tienen que emplearse a fondo en los problemas propios que afectan a España, Grecia, Italia, Portugal, etc. Por lo que no pueden distraer la atención en conflictos que no representan objetivos estratégicos de sus intereses gregarios.
Por lo que podemos asegurar, que el trípode constituido por EE.UU y aliados, la Unión Europea y el eje Ruso-Chino, están reviviendo una segunda etapa de la guerra fría constituyendo un peligro para el equilibrio de la paz mundial.
El autor es Ex Embajador en Alemania, República Checa y República de Polonia .

+ Leídas