Belgica Abreu.
Belgica Abreu.

La prisa no es buena elección cuando vivimos en un mundo apresurado que no repara en lo seguro, sino en lo agitado y rápido que el tiempo avanza con ganancias inmediatas.

La prisa es una de las múltiples plagas más importante que el ser humano debe eliminar por el gran daño que ejerce sobre el que la práctica.

Maltrata tu cuerpo, crea un desbalance en tus emociones, te vuelve indeciso, estropea tu sistema completo, la prisa te impide conocerte a ti mismo, tarea necesaria en el ser humano para poder conocer a otros y más el conocimiento sobre ti mismo te facilita conocer de Dios.

Es de personas responsables llegar a tiempo, completar tu agenda, que no te deje el avión, cumplir con tu palabra en fin poder manejar el tiempo y que no sea el tiempo que te maneje a ti.

Hay una prisa que el ser humano controla y es aquella en la que puedes monitorear las actividades que realizas si las coordinas en función de tiempo. Ir al trabajo, actividades espirituales, visitar el médico, ejercitarte y otras tantas que forman parte de la cotidianidad, pero debes notar que llega un momento en que hay situaciones que no están en tu control y que te impiden ser puntual.

Faltarte y quizás faltar a otros porque tú no lo manejas como son: Un accidente, congestionamiento del tráfico, una fuerte lluvia, entre otras.

Cuando esto suceda y no estés a tiempo por aquello.

Que no puedes controlar es momento de decirte:

"No estoy en mi tiempo, estoy en el tiempo de Dios", ya que te rodean circunstancias que tu no controlas.

Es momento de soltar y dejarlo actuar a él.

Organizar tu trabajo, la familia, tus horarios, es parte esencial de la vida adulta, regular y ordenar lo cotidiano, es básico porque todo va muy de prisa, cabe señalar que a veces en ese correr nos olvidamos de lo más importante "La Familia" eh de ahí lo interesante de organizarse y por lo menos hacer el almuerzo junto a los tuyos.

"Lo quiero para ayer" es una frase que ha tomado fuerza como producto de la prisa. Es muy usada en las empresas, las cuales en los últimos momentos tienen como estrategia obtener mejores resultados en menor tiempo y al perseguir cantidad pierden calidad, es más seguro ir despacio.
Llegar rápido y más lejos como dice el dicho popular:
"Vísteme despacio que voy de prisa".

+ Leídas