Bélgica Abreu Tenemos más posibilidades de vivir la vida si aprendemos a desapegarnos de: personas, animales, riquezas, objetos, en fin, de todo aquello que nos limita, incluso, nuestra partida se torna ligera si antes logramos superar apegos.

Sea que te vaya de vacaciones, viajes, igualmente hasta en la hora de morir es importante liberarnos de todo lo que nos ata y nos resultaría fácil si notamos que no existe ataúd con bolsillos para llevarnos el dinero, ni entierro con mudanza que nos permita cargar con nuestras pertenencias. Así que la partida es ligera si logramos desapegarnos. Dile basta a todo apego que te limite y reste libertad.

Apegarse es parte de la naturaleza humana, nos apegamos a nuestra casa hogar, al coche, dinero, personas, campo, cuidad, país, objetos, son numerosos nuestros apegos y en la convivencia con otros es favorable si eres un observador desapegado.

La felicidad viene del interior, por tanto no depende de aquello que tenemos y a lo que tanto nos apegamos, sino de lo que realmente somos, así que relájate y desapégate, deja que la vida fluya, permite a tu cuerpo funcionar sin que intervengan las ataduras. Da paso a tu mente experimentar el gozo de la libertad para pensar positivamente y tener resultados inmediatos, relaciones armónicas, trabajo sin estrés y familia feliz.

+ Leídas