Cinco francos

En el año 1891 el presidente de entonces Ulises Hereux (Lilis o perrita lanuda) realizó el primer intento de crear un sistema monetario nacional, propio de los dominicanos.  Como Lilis sentía una gran admiración por Francia, la unidad monetaria que eligió fue el franco, ordenando acuñar monedas de cinco francos, un franco y medio en plata de buena ley y monedas de 10 y 5 centécimas de franco en cobre.

En 1897, Hereux emitió otra serie de monedas cuya unidad esta vez era el peso dominicano, en un serie de un peso y 50, 20 y 10 centavos.

Esta vez las monedas eran de mala ley, es decir no contenían buena plata (35% plata y 65% cobre) cuando debía ser (90% de plata y 10% cobre) como la de 1891.  Estas monedas aunque tenían cuña francés fueron acuñadas en Estados Unidos en distintas fechas del año 1897 y como la liga se hacia mal y la plata no era buena, esta moneda comenzó a deteriorarse prontamente y por ende el pueblo comenzó a rechazarla, por lo que hubo que reducir su valor de un peso a 20 centavos.

Cuentan Emilio Cordero Michel y Bernardo Vega en su obra Asuntos Dominicanos en archivos ingleses que los norteamericanos se dieron cuenta que los dominicanos tendían a rechazar estas monedas y decidieran mandarlas a investigar a los Estados Unidos recibiendo la información de que estas monedas tenían plata por valor de 28 centavos de dólar y como valían aquí 20 centavos, inmediatamente se dieron a la tarea de recogerlas.

Se dice que a un médico norteamericano lo sorprendió un traslado de este país a otro y como tenía tantos clavaos acumulados, decidió llevárselos, transportándolos en mulas hasta el muelle de La Romana en el camino un reten de militares lo detuvo, acercándose un soldado a una de las mulas esta se puso nerviosa y comenzó a dar patadas por doquier, los demás lo imitaron armándose un reperpero y se regaron los clavaos por doquiera, mientras el médico gritaba ¡Ay mis clavaos, ay mis clavaos!.

El clavao es la moneda más folclórica del pueblo dominicano, en 1997, el gobierno de Leonel Fernández, le dedica una emisión de sellos postales, fue la primera moneda acuñada por Estados Unidos a un país extranjero.

Hay distintas versiones de por qué se le llamaba clavao:

-Porque el que la recibía quedaba clavao, es decir engañado,

-Porque los purperos las clavaban en los mostradores, para indicar que eso no valía nada.

-Porque al llegar al país las cajas que contenían las monedas, pusieron una brigada de hombres a desguazar las cajas y uno de ellos canzado y sudando albóndigas dijo: ¡coño, pero esto si viene clavao!.

Me contó Don Alfredo Piña, esposo de doña Isis Rojas, que su padre Tillán Piña le regalaba un clavao semanal y que este clavao le daba para ir al cine varias veces para comer dulces y hasta para regalar boletas a algunos amigos.

+ Leídas