Para padres de familia.
Para padres de familia

Un anciano, al no poder valerse ya por sí mismo, se fue a vivir con su hijo, la esposa de su hijo y su pequeño nieto de 4 años; ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban.

La familia completa comía junta en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista enferma del anciano hacían de alimentarse un asunto difícil. Los guisantes caían de la cuchara al suelo, y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba las bebidas sobre el mantel.

El hijo y su esposa se cansaron de la situación, así que el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en la esquina del comedor, ahí el abuelo comía solo, y como ya había roto por accidente uno o dos platos, su comida se la servían en un viejo tazón de madera. De vez en cuando, miraban hacia donde estaba el abuelo y veían una lágrima en sus ojos mientras estaba ahí sentado solo; sin embargo, las únicas palabras que recibía eran llamadas de atención de la pareja cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida. El pequeño niño observaba en silencio todo lo que ocurría.

Una tarde, antes de la cena, el papá observó que el pequeño estaba jugando con unos trozos de madera, con fuerza trataba de moldearlos con las manos… el señor le preguntó: -“¿Qué intentas hacer hijo?”, el niño respondió con inocencia: -“hago dos platos, para que cuando yo crezca, tú y mamá coman en ellos”.

Las personas olvidarán lo que dijiste o  lo que hiciste, pero nunca cómo los hiciste sentir.

Reflexiones para padres de familia – podemos darnos cuenta de que nuestros hijos aprenden de lo que hacemos y de lo que decimos y que como ellos vean que tratamos a los demás así ellos también tratarán a las personas. Además nos da pie a reflexionar sobre nuestros ancianos, sobre la tolerancia y la paciencia que debemos tener hacia ellos, seguramente que no es fácil, pero debemos recordar que el tiempo no se detiene y que nosotros algún día también llegaremos a una edad avanzada y que vamos a necesitar de esas misma paciencia y tolerancia. Tengamos misericordia hacia nuestros ancianos y demos buen ejemplo a nuestros niños.

+ Leídas