Papi devuélveme mis manitas

Una familia se había comprado un auto nuevo, 0 km. hermoso, se mire por donde se mire, el tapizado, el color... todo.

El padre amaba ese auto, su esfuerzo estaba allí.

Salieron él, su esposa y el pequeño de ambos de solo 3 años. Llegando a una estación de servicio bajan los padres y dejan al niño en el auto. El niño, encontró un marcador y comenzó a escribir en todo aquel tapizado con un gran entusiasmo y amor, ya que los niños hacen sus cosas en esta condición.

Después de un rato llegan los padres y al ver el cuadro, el padre comenzó a encenderse en furia y al ver su "hermoso tapizado" todo pintado, comenzó a golpear al niño en sus manos con tanta fuerza hasta que tuvieron que sacarle al niño de entre sus golpes. El niño estaba en muy mal estado, tuvieron que llevarlo hospitalizado.

Suena el teléfono en casa de la familia y atiende el padre. Los llamaban del hospital, era necesario que se presentaran, se habían complicado las cosas.

El padre se presenta y le notifican que debieron amputarle las manos al niño, ya que no había otra opción posible. Entrando el padre a la habitación envuelto en lagrimas... el niño le dice sonriente: ─ Hola papi, ya aprendí la lección. No lo volveré hacer, pero por favor devuélveme mis manitas.

Muchas veces lastimamos a nuestros seres queridos por cosas materiales que no tienen tanta importancia. Respira hondo antes de actuar con furia.

+ Leídas