Histoplasmosis en la Presa de Tavera: ¿una ficción?

Dr. Román Brache 1- Histoplasmosis en la Presa de Tavera: ¿una ficción?.

2- El premio Nobel 2015 de Medicina: reconocimiento merecido.

3- Cuando el médico se convierte en paciente

1-Manifestabamos nuestras dudas sobre la epidemia suscitada al remover el guano en el túnel de embalse Tavera-Bao.

La muerte de tres obreros muy jóvenes y sin datos de inmunosupresión, la treintena de hospitalizados y sus síntomas y signos de ingreso fortalecieron nuestras dudas sobre un diagnóstico de Histoplasmosis, cuya confirmación de laboratorio nunca -que sepamos- ha sido presentada oficialmente a la opinión pública.

Estas inquietudes nos hacen reflexionar sobre si fue real dicha epidemia pues ya los medios de información no se refieren a los tres infortunados obreros fallecidos. Ignoramos la evolución y el destino posterior de los encamados.

Y mucho menos sabemos de los deudos y amigos y si hubo alguna reparación económica y moral. Seria todo esto un simple sueño, una ficción?…

2- ¡Cuán atinada la decisión de otorgar el Nobel de medicina 2015 a Satoshi Omura y William Campbell por las investigaciones que le llevaron a desarrollar la Ivermectina, poderoso antiparasitario utilísimo contra dos patologías tropicales que diezman casi a un tercio de la población: La Oncocercosis y la Filariasis linfática!.

Y más merecido aún el galardón a Tu You You, directora Científica de la Academia de Medicina China Tradicional. Es mayor el mérito de esta excepcional mujer: por largos años de estudio la Artemisia annua, planta a la que durante milenios le atribuían propiedades antimaláricas.

Con infatigables esfuerzos aisló el principio activo, la Artemisinina, utilísima en la terapia antipalúdica.

Por rara condescendencia del omnipotente Mao Zedong-abrumado por los estragos que causaba el paludismo en la población, le fue permitido continuar sus trabajos a la doctora Tu, en los años tumultosos de la Revolución Cultural, en los que todo lo que oliera a académico y cultura era abominable y podía conducir a cualquiera al paredón de fusilamiento.

Pues todo el honor y los méritos eran para los obreros y campesinos…

Esta dama, que se sometió voluntariamente a los ensayos clínicos requeridos por sus trabajos, merece el aplauso y el reconocimiento de todo el mundo. 3- Cuando el médico se convierte en paciente: En las últimas semanas estuve padeciendo de problemas gripales y alérgicos que trastornaron e interrumpieron mis laborales habituales hospitalarias y en la consulta privada.

Análisis sanguíneos, radiografías y un posterior internamiento me despojaron de la condición de médico -que he mantenido durante cuarenta años ininterrumpidos- y me hicieron volver a ser un paciente. Mientras era llevado en silla en ruedas por los pasillos no podía dejar de ver las caras de mal disimulado asombro ni de escuchar los comentarios en voz baja de muchos de mis pacientes y conocidos: ¿Pero, y es que los médicos se enferman? se preguntaban algunos.

¡Médico, cúrate a ti mismo! comentaban otros con aire filosóficos.  ¡Qué pena que haya caído enfermo? musitaban los demás, como si un semidiós-dispensador de vida y salud se despeñase sin remedio en oscuro precipicio.

Y es que ser médico no es tan simple como parece: en el subconsciente colectivo se nos atribuyen todavía poderes “cuasi” mágicos que nos fortalecen en la lucha diaria contra la enfermedad, perenne enemigo de los seres humanos, que acecha siempre y está dispuesto a tendernos una emboscada cuando menos lo esperamos. (Continuará).

Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas