La lucha contra la Hepatitis; conoce sus síntomas y prevención

La celebración fue establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2008 y su objetivo es fomentar la toma de conciencia sobre las hepatitis virales y las enfermedades que estas causan, así como la difusión de conocimientos sobre ellas y prevención de las mismas.

La Organización Mundial de la Salud estableció el 28 de julio como Día Mundial contra la Hepatitis ya que esta fecha corresponde a la del nacimiento del doctor Baruch Samuel Blumberg, descubridor del virus de la Hepatitis B.

Pese a que la mayoría de las personas cree que la hepatitis es una enfermedad única, este término, en realidad, se refiere a cualquier situación en que ocurra inflamación del hígado. Muchas enfermedades y complicaciones pueden causar hepatitis, por ejemplo, uso de drogas, medicamentos o sustancias tóxicas, exceso o uso crónico de alcohol, productos químicos, enfermedades auto-inmunes, infecciones por diferentes tipos de virus o acumulación de grasa en el hígado. También es considerada, dependiendo de su etiología, una enfermedad de transmisión sexual.

Hay virus específicos para la hepatitis (virus hepatotropos), es decir, aquellos que solo provocan hepatitis. Existen muchos virus: A, B, C, D, E, F y G. Los más importantes son los virus A, B, y C; en menor medida, el D y el E, siendo los últimos descritos F y G, por ser los menos estudiados.

Vías de transmisión de las Hepatitis virales

Virus A y E: Fecal-oral. La forma de transmisión más frecuente es por el agua contaminada: verduras lavadas con esta agua, mariscos de aguas pantanosas, etc., por lo que la higiene es fundamental para una buena prevención. También lo puede contagiar un familiar o cualquier otra persona infectada por el virus.

Virus B y D: Por vía parenteral: por transfusiones, heridas, jeringas contaminadas; por contacto sexual al estar presente los virus en los distintos fluidos corporales (semen, saliva) o por relaciones sexuales traumáticas con heridas.

Virus C: Por vía parenteral, contaminación con sangre infectada, se ha encontrado presencia del virus en algunos fluidos, aunque no puede considerarse en cantidad como para producir la trasmisión del virus. El contagio por vía sexual de la hepatitis C es muy poco frecuente; se cree que se transmite por vía parenteral únicamente en aquellos casos en los que haya relaciones sexuales con sangrado y altos niveles de daño en la mucosa ano genital.

Síntomas

La infección aguda (hepatitis aguda) puede acompañarse de síntomas comunes como fiebre, malestar general, disminución del apetito, fatiga, perdida de peso, también puede producir manifestaciones como la ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, heces claras, náuseas, vómitos y dolor abdominal. En los pacientes con hepatitis crónica suelen pasar años asintomáticos, desarrollando síntomas solo cuando ya hay señales de cirrosis hepática.

Prevención

La prevención es la mejor opción para evitarlo, y estas son algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para prevenir un contagio de hepatitis:

Mantener hábitos de higiene adecuados, evitar condiciones de hacinamiento e insalubridad.

Fomentar la potabilización del agua de consumo, y evitar beber agua en zonas donde las condiciones sanitarias sean deficientes y no exista un control adecuado.

Evitar compartir agujas, jeringuillas u otros utensilios.

No someterse a intervenciones estéticas (piercings, tatuajes, cirugías menores, y servicios odontológicos, etc.) en centros que no estén homologados.

Mantener relaciones sexuales con protección.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades(CDC por sus siglas en inglés Centers for Disease Control and Prevention) sí recomienda el uso de condón entre parejas monógamas discordantes (aquéllas en las que uno de los miembros es positivo al virus y el otro es negativo). ​ Se cree que el sexo vaginal con penetración implica un nivel de riesgo menor de transmisión en comparación con las prácticas sexuales que implican niveles mayores de traumatismo para la mucosa anogenital (penetración anal, fisting o el uso de juguetes sexuales).

Vacunación de la hepatitis

Actualmente existe y se aplica vacuna contra las hepatitis A y B; no existe aún vacuna contra la hepatitis C.

Se recomienda vacunarse contra la hepatitis A a todas aquellas personas que puedan tener contacto con individuos portadores del virus, enfermos de hemofilia, personal de guarderías, personal médico y paramédico, trabajadores en contacto con aguas residuales no depuradas, usuarios de drogas por vía parenteral, y personas con múltiples compañeros sexuales, así como a las personas que vayan a viajar a países en vías de desarrollo.

La vacuna contra la hepatitis B se aplica a los bebés recién nacidos, individuos sometidos a diálisis, enfermos renales, con hepatitis crónica, o portadores del virus del SIDA, personas que hayan estado en contacto con individuos portadores, usuarios de drogas por vía parenteral, y personas con múltiples parejas sexuales.

La autora DRA. RADAISY E. PANTALEON GUERRA ES, 
GASTROENTEROLOGA ENDOSCOPISTA
MEDICO INTERNISTA CENTRO MEDICO DR. OVALLE

Hola soy Santos Reynoso y esta es la oportunidad que te tengo.  Casa de 275 Mts2, de construcción, en un solar de 400 Mts2. Tres habitaciones, Cuarto de Servicio, Dos baños y medio. Oportunidad RD$6,500,000.00 WhatsApp: 809-977-1755

+ Leídas