“Quemaito” “Nacios”, y otras infecciones de la piel

Dr. Román BracheEl “Quemaíto”, llamado así porque muchas veces parece la quemadura de un cigarrillo, es en los niños una enfermedad muy común. Mas frecuente en los meses de calor, y humedad ambiental elevados. Se presenta en especial en la cara, más alrededor de la nariz y la boca; en brazos y piernas y en el pecho, etc.

La bacteria que es posible aislar con más frecuencia es el “estafilococo dorado”, que vive como parte de la flora normal del organismo en las fosas nasales y en el periné (la parte anatómica limitada por los genitales y el ano).

El nombre científico de la entidad es IMPÉTIGO CONTAGIOSO, de la cual hay dos formas de presentación; “la seca”, constituída por costras de color miel, que forman placas que se van diseminando, y la forma ampollosa, donde las vésico-ampollas se rompen rápidamente y se van extendiendo poco a poco.

Algunos factores que contribuyen a la aparición del impétigo son el rascado después de tocar la nariz, el rascado incontenible del pacientito con sarna o escabiasis, los deficientes hábitos de higiene, la proximidad obligada en los colegios y escuelas, entre otros.

El “Quemaíto” no produce síntomas o suele dar un prurito leve a moderado. Las habituales secuelas son manchas residuales blanquecinas o marrón oscuro, que se van desvaneciendo sin requerir tratamiento.

Pero el impétigo no es tan inofensivo como parece: cuando es producido por “estreptococo” puede aparecer poco tiempo después una “glomerulonefritis”, esto es, una afección seria del riñón.

Aunque no es frecuente en nuestro país el “Quemaíto” por estreptococo, preferimos siempre realizar un examen de orina en todos los casos, y la observación periódica.

Si hay pocas lesiones, realizamos el tratamiento local con antibióticos tópicos – untados - en las lesiones, como la mupirocina, el ácido fusídico o la retapamulina. Si hay lesiones diseminadas el tratamiento de elección es la dicloxacilina, por vía oral.

EL “NACIO” o “FURUNCULO, es otra de las comunes infecciones de la piel; es un absceso de formación rápida, agudo, localizado, muy doloroso, que nace alrededor de un folículo de pelo. Algunos desaparecen -“se ensuelven”- pero la mayoría se necrosa en su interior, se rompen, y expulsan abundante pus amarillo – verdoso. Esta parte necrótica central es la llamada “Raíz”.

Los sitios predilectos de aparición son los glúteos, muslos, nuca y axilas, pero pueden hacerlo en cualquier parte del cuerpo. El agente causal es el “estafilococo dorado”, bacteria que prefiere selectivamente las zonas pilosas.

Cuando se altera la integridad de la piel, que es nuestra frontera defensora ante las agresiones del mundo exterior, factores como la irritación de cualquier tipo, la presión, la fricción, el aumento de sudoración, las micosis superficiales, el afeitado, etc, facilitan la penetración de las bacterias que residen pacíficamente en la superficie cutánea. Debemos citar otros factores predisponentes, la diabetes, la desnutrición, el alcoholismo, la dermatitis atópica, etc.

Cuando la enfermedad se hace crónica hay que tomar medidas adicionales como el lavado frecuente de las manos, el baño con jabones antibacterianos haciendo hincapié en las axilas, la región perianal y genital, cambio frecuente de ropas, etc.

La visita regular al dermatólogo se hace imprescindible, en estos casos crónicos.

(Continuará)

El autor es Dermatólogo del centro Médico Dr. Ovalle S. Fco. De Macorís

+ Leídas