Intervención de la Psicología Bariátrica en pacientes obesos

Licda. Milagros Castellanos W.Mediante las intervenciones psicológicas se procura que el paciente:

Reduzca los indicadores de ansiedad, depresión, insatisfacción con su imagen corporal o sobreingesta compulsiva para mejorar su calidad de vida, y sus relaciones interpersonales, de pareja, sexuales, y en todo el sentido de la palabra.

Lograr un cambio significativo en la conducta alimentaria, ya que no se conoce otra solución para la obesidad que no sea conseguir que el individuo ingiera menos calorías, o que gaste más; esto es, que modifique sus hábitos de alimentación y/o actividad.

Analizar los efectos sobre la salud de distintos procedimientos quirúrgicos para el tratamiento de la obesidad mórbida, considerando, a su vez, el grado de satisfacción de los participantes con las intervenciones y sus resultados.

Por otra parte, generalmente se infiere que tanto los positivos cambios que se observan tras la cirugía bariátrica en distintos parámetros psicológicos (estado de ánimo, imagen corporal, relaciones sociales y de pareja, entre otros) como la satisfacción del individuo con la intervención se asocian, fundamentalmente, a las pérdidas de peso que aquélla conlleva.

Establecer las relaciones existentes entre las pérdidas de peso y los cambios que se producen tras la intervención quirúrgica en distintas variables de naturaleza psicológica.

Efectos de la intervención en el estado físico del individuo. Se evalúan las “complicaciones físicas” peri- y post-operatorias, así como las “mejoras físicas” experimentadas por el individuo tras la intervención psicológica, teniendo en cuenta las mejoras tanto en enfermedades asociadas a la obesidad (hipertensión, diabetes, etc.) y que ya estuvieran presentes con anterioridad al tratamiento como las acaecidas en el estado físico general (agilidad, cansancio, dolor y problemas de sueño).

FUNCIÓN DEL PSICÓLOGO BARIATRICO:

Entender a la persona con obesidad que se siente “enferma” como efecto de su insatisfacción corporal y las consecuencias físicas, personales, y psicosociales que se derivan de esto. Empatía. Conocer la explicación que el paciente tiene de su obesidad (factores que contribuyen). Consciencia de enfermedad. Educar, guiar, acompañar y compartir con el paciente sus capacidades y limitaciones.

Identificar las conductas que llevan al paciente a la sobre ingesta para que no la repita.

Reconocer la perdida de comida industrializada, de las grandes porciones y sustituirla por conductas más sana.

Construir una vida alrededor de sus prioridades, metas, y desarrollar un balance.

Mejorar la capacidad de establecer límites y canalizar el estrés.

RECOMENDACIONES:

Los trastornos psicológicos que no son tratados pueden interferir en el éxito del descenso de peso.

El tratamiento del paciente obeso a nivel psicológico es el primer paso de un plan exitoso a largo plazo, para bajar de peso.

+ Leídas