Una cirugía plástica segura

Deformidades, mutilaciones y muerte… es difícil entender cómo una práctica médica orientada a mejorar la vida y la autoestima de la gente puede derivar en situaciones tan irreversibles como dolorosas.Está en manos de los pacientes seleccionar con criterio el profesional que los va a intervenir, pues el resultado debe ser positivo por dentro y por fuera.

Con la cirugía plástica y sus distintos procedimientos, la posibilidad de mostrar un físico ideal se hizo realidad para hombres y mujeres de todas las edades. Sin embargo, esta rama de la medicina se ha ganado la fama de ser una de las más problemáticas por la gran cantidad de escándalos que giran a su alrededor.

Deformidades, mutilaciones y muerteÖ es difícil entender cómo una práctica médica orientada a mejorar la vida y la autoestima de la gente puede derivar en situaciones tan irreversibles como dolorosas. En opinión del cirujano plástico, reconstructivo y estético Fernando de la Cruz Acosta, gran parte de la responsabilidad recae sobre personas no calificadas que se atreven a ejercer la cirugía plástica.

Intrusismo

Según el galeno, el intrusismo es uno de los principales problemas para quienes intentan llevar una práctica responsable de la cirugía plástica en el país. “Hoy en día la cirugía plástica está prostituida debido en primer lugar a la gran cantidad de personas no entrenadas haciendo procedimientos estéticos e incluso al intrusismo de otras especialidades de la medicina”, dice.

Advierte que la ola de “falsos cirujanos plásticos” se debe a la gran demanda, pero que está en manos de los y las pacientes seleccionar con criterio el profesional que les va a intervenir. “La cirugía plástica no es un juego, aun cuando es un procedimiento electivo. Es una decisión seria, porque son muchos los problemas que puede acarrear si se cometen errores”.

Por eso el especialista llama a la población a empoderarse, informándose sobre los profesionales que ejercen la medicina estética. Es de rigor que si se planifica un retoque físico se seleccione a un médico con referencias positivas y que esté certificado por la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética (Sodocipre).

((Importancia de ética médica

Dinero VS. Salud

Cuando de salud se trata, el dinero no debe ser el factor determinante en nada. Según Fernando de la Cruz Acosta, cirujano plástico, reconstructivo y estético, esto aplica tanto para médicos como para pacientes. “Cuando se juntan el deseo de operarse de un paciente con la ambición desmedida de un médico, la mezcla puede ser fatal”, dice el especialista. La ética médica debe alejarse de la ambición, pero también el paciente debe aprender que el costo no puede ser un factor determinante para la toma de decisión de una cirugía.

Claves para lograr éxito estético

Los problemas relacionados con la mala práctica de la cirugía plástica salen a relucir en la prensa cuando hay muertes, pero la realidad es que todos los días hay muchos casos que aunque no son fatales, sí son de una alta morbilidad, es decir, hombres y mujeres que, producto de un procedimiento estético mal realizado, reciben lesiones permanentes que afectan su calidad de vida para siempre.

Fernando de la Cruz Acosta, cirujano plástico, reconstructivo y estético con más de 22 años de experiencia, ofrece una serie de consejos que pueden ayudar a posibles pacientes de cirugía plástica a vivir con éxito su intervención y postoperatorio.

(+)

PROYECTO CON LAS AUTORIDADES

Los procedimientos estéticos poco invasivos se han ido poniendo de moda, pero muchas veces los centros que los ofrecen no tienen el personal calificado o el aval del Ministerio de Salud Pública. De la Cruz Acosta explica:  “Hoy en día se están ofertando en las plazas comerciales mini-lipos y te pueden poner inyectables en los glúteos hasta en los salones de belleza, y eso es fatal”.

El galeno asegura que se encuentra trabajando con el Ministerio de Salud en un proyecto de ley para que en los salones de belleza no se permita realizar estos procedimientos ni se inyecte nada, pues generalmente la persona no está capacitada. Sin embargo, el paciente tiene gran responsabilidad. “A veces cuando una mujer sale a comprar cualquier cosa exige demasiado, pero se va al salón, le inyectan la cara y ni siquiera pregunta, y eso no puede ser”.

El especialista asegura que a su consulta acuden a diario dos y tres personas buscando resolver malas prácticas, muchas de ellas sin solución. “Se dejan inyectar piernas, nalgas, cara y otras zonas; pagan muchísimo dinero y terminan siendo engañados y con un problema de por vida”, dice De la Cruz Acosta.

La mala práctica en cirugía plástica más que un problema médico suele convertirse en conflicto legal, razón por la cual muchos médicos no aceptan estos casos en sus consultas. De la Cruz Acosta afirma que sí se ha decidido a tratar a personas con el problema “incluso por humanidad”. Para los fines se ha asesorado legalmente y cuenta con un documento que le descarga de responsabilidad cuando se decide atender a la persona.

Recomendaciones

1 Elija correctamente al médico. Las ofertas son muchas, pero no todas serán confiables. Su médico debe haberse graduado de medicina y luego haber realizado una especialidad en cirugía plástica. Debe estar certificado por la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética (Sodocipre) y, de preferencia, tener referencias profesionales que le avalen.

2 Usted tiene derecho a saber. Su médico debe informarle en detalle todo lo que va a acontecer en la sala de cirugía, qué medicamentos se van a utilizar, qué marca de implante (si lo hay), qué anestésico, y hasta el más mínimo detalle. Interésese y pregunte.

3 El postoperatorio. El médico se ocupa del preoperatorio y de la operación, pero el paciente es casi totalmente responsable del postoperatorio. Seguir al pie de la letra las indicaciones del cirujano garantizan el éxito. Infórmese acerca de las señales de alarma luego de la cirugía y ante cualquier eventualidad acuda de inmediato con su médico.

4 Valorar los riesgos. El paciente con algún padecimiento base es responsable de atender a los consejos del médico con respecto a los riesgos que conlleva la operación en su caso, los peligros de tocar otras puertas ante la negativa de su médico y cuáles son sus posibles opciones a corto, mediano o largo plazo.

5 La edad es un factor. Un paciente joven, en salud y activo es posible que sea candidato a uno o incluso varios retoques en una sola intervención. Pacientes de edad más avanzada quizás no puedan hacerse todo a la vez y deberán llevar a cabo las indicaciones específicas del médico y respetar los tiempos convenidos.

6 Actitud positiva. Tener una actitud positiva en la toma de la decisión de operarse y en la recuperación, según De la Cruz Acosta, favorece en más de un 80% el éxito de la operación. El positivismo y la buena actitud ante los cuidados que debe llevar es esencial.

7 El médico ideal. Una buena relación médico-paciente redunda en una buena comunicación y una acción rápida ante cualquier eventualidad. Tener la química correcta con el médico es parte de lo requerido para el éxito.

8 Siempre habrá riesgos. Aunque se tomen todas las precauciones necesarias en toda intervención quirúrgica hay riesgos. Usted como paciente debe informarse de ellos y aceptar que las eventualidades pueden ocurrir aunque se sigan los protocolos.

9 Busque un médico con ética. El cirujano estar en capacidad de decir no cuando el paciente no amerita un procedimiento o retoque.

Fuente: Listindiario.com

 

+ Leídas