La educación sexual, un tema de luz

La educación sexual se ha ido convirtiendo de una necesidad individual, en algo de interés vital para todos.

Reducir la sexualidad a la genitalidad y al coito es uno de los más graves errores de la educación en el pasado.

La educación sexual es necesaria, debe verse como una parte integral del proceso educativo de una persona. Esta debe ser activa, dinámica, a la vez científica y sistemática. No debe crear angustia ni agudizar conflictos.

Educar sexualmente supone algo más que brindar conocimientos, debe generar actividades, involucrar sentimientos, opiniones y creencias con la finalidad de modificar actitudes erróneas acerca del sexo y la sexualidad humana.

Hable de sexualidad de manera respetuosa, responsable; responda a las preguntas en forma clara, natural, afectiva, honesta, abierta, objetiva y realista.

Se ha recibido tan poca información científica y sistemática respecto a la educación sexual, que el sólo hecho de mencionar la palabra Sexo genera muchas interrogantes haciendo el tema mucho más interesante, a la vez que constituye un mito para muchas personas.

Sin embargo, la educación sexual siempre ocurre. A veces se realiza de manera formal sistemática y completa; pero en el peor de los casos casi siempre se da de manera informal, pues aunque las diferentes instituciones sociales (la familia, la iglesia, la escuela), no lo hacen deliberadamente, educan la sexualidad. De forma tal que todos estamos educados sexualmente, aunque tengamos una educación sexual inadecuada.

Es por esta y otras razones que es tiempo de romper con todos esos mitos y tabúes que han mantenido sepultada la sexualidad como tema prohibido, alimentando la promiscuidad y la morbosidad, propiciando al mismo tiempo la ignorancia y oscurantismo sobre la sexualidad.

¿Cuándo se está educado sexualmente?

  1. Cuando se está consciente de que eres un ser sexuado, perteneces a un sexo, tienes un conjunto de características biológicas que te distingue como Hembra o Macho dentro de tu especie.
  2. Cuando eres capaz de distinguir sexo de sexualidad, puedes hablar con propiedad y sin prejuicios de tus órganos genitales.
  3. Sabes que sexualidad no se reduce a genitalidad y coito, pues ésta se engloba en tres dimensiones:
    1. Biológica
    2. Psicológica
    3. Socio cultural
    4. Dimensión biológica: Tiene que ver con el crecimiento, diferenciación y desarrollo de los genitales externos e internos que se inicia desde la concepción y se desarrolla en la pubertad. Por ejemplo: musculatura del adolescente, enronquecimiento de la voz, ensanchamiento del torax, crecimiento del vello púbico y de la barba o bigote, desarrollo del pene. Constituyen elementos del aspecto biológico de la sexualidad del joven. En la hembra: aumento del busto, ensanchamiento de las caderas, crecimiento del útero o matriz, de la vagina, de la vulva. Son aspectos biológicos en la joven.
    5. Dimensión psicológica: se refiere a la manera como el individuo siente, piensa y actúa como ser sexual, así como sus vivencias como hombre y como mujer. Dependerá en un primer momento de la actitud que los padres tengan de su propia sexualidad y la forma como la expresen. Influye además, el medio social, ya que exige comportamientos diferentes de acuerdo al sexo.
    6. Dimensión socio cultural de la sexualidad: Está relacionada al trato diferente que se brinda en cada cultura al hombre y a la mujer, la organización de la familia, las conductas socialmente permitidas entre hombres y mujeres, en la forma como son transmitidos los patrones conductuales de la misma.

Otras razones que justifican la educación sexual son:

a) La necesidad de información científica que permita un armónico desarrollo de la personalidad.

b) la erotización del ambiente reforzada por algunos mensajes sexualizantes emitidos por los medios de comunicación masiva, hacen más precoz la vida sexual de la persona.

c) En nuestra sociedad donde el sexo y la sexualidad son temas intocables, el sexo es visto como tema tabú.

Masters y Johnson han hecho grandes aportes a la sexualidad humana. Estos conocimientos científicos sirven para clarificar los mitos y falacias existentes, tales como que los niños vienen por una cigüeña de París, masturbarse hace daño a la salud, que no se come frutas durante la adolescencia, entre otras creencias sin base científica que se transmiten de una generación a otra.

Se debe enfatizar en el uso correcto de los nombres de los órganos genitales. Exprese actitudes objetivas y comprensivas hacia su comportamiento sexual y el de los demás. Muestre aceptación del propio sexo sin temor, ansiedad o distorsión.

Demuestre una imagen real de qué es la sexualidad, feminidad y la masculinidad.

La Lic. Lourdes Filpo de Jáquez es psicóloga, terapeuta familiar y marital, con maestría en sexualidad humana.

+ Leídas