Arte sacro, las motivaciones de la Fe
Arte sacro, las motivaciones de la Fe

A propósito del arte y la celebración de la Cuaresma en la iglesia católica, te has preguntado alguna vez cómo hubiesen sido las religiones si no hubiesen tenido las artes como forma de expresión y motivación de sus doctrinas? Entenderíamos y asumiríamos de la misma manera las tradiciones de la religión sin los signos y símbolos que la identifican?

En nuestra América, el arte vinculado al catolicismo narra la historia de la colonización, con los estilos predominantes en Europa durante los años de las conquistas. Así, apreciamos hoy día pinturas y construcciones alusivas a ese acontecimiento, al igual que la posterior integración de elementos de la cultura precolombina en cuadros, vestuarios, mobiliarios y obras de arquitectura.

El arte, en sus vertientes litúrgico, religioso o sacro, se diferencia en su categorización a partir de los fines hacia los cuales esté destinado y de ciertas características citadas en los documentos conciliares del Sacrosanctum Concilium sobre la liturgia católica, promulgado por el Papa Pablo VI en diciembre de 1963. En los párrafos del 112 al 130 de los capítulos VI y VII, el documento trata los elementos que diferencian los lugares considerados sagrados, la música sacra, usos y preservación de los objetos y el arte sagrado, así como las normas sobre la construcción, renovación y ornamentos de las iglesias.
Anteriormente, temas similares habían sido incluidos en la encíclica Mediator Dei (Papa Pío XII, 1919) y el Código de Derecho Canónico de rito latino, desde su primera versión en 1917.

El mensaje común en dichos textos es que lo creado, para el contexto de la iglesia, sea de noble belleza, no ofenda ni presente falsedad del sentido religioso ó depravación, maldad en sus formas. No existe especificidad en cuanto a estilos, más bien que lo logrado esté acorde a las leyes y tradiciones de la iglesia.

El Papa Juan Pablo II, en su carta a los artistas, emitida para la Pascua de Resurrección del año 1999, se refiere a los principios del arte del cristianismo, cito: " ...el arte de inspiración cristiana comenzó de forma silenciosa, estrechamente vinculado a la necesidad de los creyentes de buscar signos con los que expresar..... los misterios de la Fe" . Fin de la cita.
Respecto a los artistas y la Fe, Juan Pablo II expresa en su carta, cito: ".... el verdadero artista está dispuesto a reconocer su limitación y hacer suyas las palabras del apóstol Pablo, según el cual "Dios no habita en santuarios fabricados por manos humanas", de modo que no debemos pensar que la divinidad sea algo semejante al oro, la plata o la piedra, modelados por el arte y el ingenio humano". (Hch 17, 24.29).

Templos, estatuas, cuadros o vitrales son acercamientos válidos a la belleza, la espiritualidad y la vida, mas no representan en sí mismos el misterio de la Fe. La misma es el resultado de nuestro encuentro personal con Dios en Jesucristo.

Evelyn

Evelyn Yege es artista visual, visita su Facebook Evelyn Yege, Tertulia de Arte.

+ Leídas