Fotografías de la muestra.
Centro de la Imagen mantendrá la exposición “Sincretismo” hasta el 29 de este mes

Para que amantes de la fotografía, estudiosos de las tradiciones culturales caribeñas y público en general puedan disfrutar de ella gratuitamente, la exposición fotográfica “Sincretismo”, del dominicano Kelvin Naar, será mantenida en el Centro de la Imagen hasta el 29 de este mes, en horario de 9:00 a.m. a 7:00 p.m., de lunes a sábado.

“Queremos que ninguna persona interesada, tanto en la moderna fotografía dominicana en blanco y negro como en el tema del sincretismo religioso en las islas del Caribe, pierda la oportunidad de apreciar la exposición, de la que recogemos una parte en nuestro recién publicado libro Blanco”, explicó Naar.

“Sincretismo” es una muestra de 27 fotografías en blanco y negro que plasma de manera documental y artística la mezcla de vudú y catolicismo con la que el pueblo haitiano vive su fe. Retrata la peregrinación de los fieles al santuario de Saut-d’Eau, en el distrito haitiano de Mirebalais, departamento de Centro.

Durante la inauguración de la muestra, Naar, premiado fotógrafo y arquitecto, agradeció las opiniones sobre “Sincretismo” externadas tanto por el público como por artistas, coleccionistas, curadores y críticos de arte.

Uno de ellos, Antonio Ocaña, coleccionista, promotor y representante de artistas de la talla de Oswaldo Guayasamín y Ramón Oviedo, sostuvo: “en esta obra telúrica vemos un infinito talento, una creatividad sensible al interés cultural y social, así como un lente dirigido por la mirada profunda del artista comprometido”.

Y agregó: “Naar nos revela y ayuda a vislumbrar ritos y fusiones sincréticas que, a pesar de ser o parecer a veces una obra pictórica, en silencio logra que se escuchen cantos y alaridos, plegarias y gritos, hasta un llanto desesperado que nos desconcierta, hiere y desgarra nuestros esquemas”.

La pareja de esposos Rosa Molina y Kelvin Naar, junto a sus hijos Mía y Khalil Naar Molina.
La pareja de esposos Rosa Molina y Kelvin Naar, junto a sus hijos Mía y Khalil Naar Molina.

En opinión de Ocaña, Kelvin Naar ha logrado nuevamente sobrepasar y expandir “el límite de nuestros pensamientos preconstruidos, ofreciéndonos ver algo valioso con ojos frescos”.

Añadió que la obra del fotógrafo dominicano trae luz en la oscuridad, dejando al espectador asombrado al descubrir las muchas formas en las que el individuo busca, se entremezcla y se entrega al delirio de lo humanamente espiritual, por un camino ortodoxo u otro “de misterios trenzados”.

A su vez, el especialista Eduardo Zavarce, curador de la exposición, consideró que “Sincretismo” ofrece una exploración visual que recorre las fronteras de la fotografía documental “para desbordarlas a través de la emergencia de una poética visual que trasciende la función de la imagen como registro objetivo de la realidad”.

“Asistimos al cultivo de una contemplación inquieta, el ojo mágico de la fotografía que se ofrece a la manifestación de lo inefable y lo traduce en materia visual. En este sentido, la apuesta por la fotografía blanco y negro como un rasgo de continuidad dentro de la tradición documental; la inclinación por los cuerpos, la piel y la sensualidad propia de la ritualidad religiosa; la plasticidad de los encuadres, el manejo de las texturas, la persistencia y declinación de elementos de composición visual inscritos en la tradición estética de occidente, entre otros; representan las letras de un alfabeto que claramente amplían las posibilidades de la fotografía documental contemporánea, su desborde”, añadió.

Zavarce consideró que las imágenes que conforman la muestra “asimilan esta tensión de dualidades complementarias. Lo sublime y lo telúrico. El fotógrafo participa a través de la mirada, se comunica, explora, se desplaza. El fotógrafo se convierte en demiurgo, crea. Genera un diálogo, un cruce a través de la experiencia. Mira, pero también lo miran y nosotros como espectadores nos convertimos en el destino de esas miradas”.

La inauguración de “Sincretismo” fue encabezada por Naar, Zavarce y Carlos Acero, director del Centro de la Imagen. Asistieron decenas de artistas visuales, entre ellos Pedro Genaro Rodríguez, Tulio Martí, Ricardo Briones, Sarah Veloz, Kutty Reyes, Enriquillo Amiama y Amarilis Cueto.

Igualmente, Kelvin Naar estuvo acompañado por su esposa, la arquitecta Rosa Molina y por los hijos de la pareja, Mía y Khalil; así como por su padre, Antonio Naar.

Kelvin Naar, Rosa Molina y Antonio Naar.
Kelvin Naar, Rosa Molina y Antonio Naar.
Amarilis Cueto y Enriquillo Amiama.
Tulio Martinez
Amarilis Cueto y Enriquillo Amiama.
Amarilis Cueto y Enriquillo Amiama.
Eduardo Zavarce, Kelvin Naar y Carlos Acero.
Eduardo Zavarce, Kelvin Naar y Carlos Acero.
11. Ricardo Briones, Tulio Martí, Pedro Genaro Rodríguez y Augusto Valdivia.
11. Ricardo Briones, Tulio Martí, Pedro Genaro Rodríguez y Augusto Valdivia.
12. Kelvin Naar, Sarah Veloz y Kutty Reyes.
12. Kelvin Naar, Sarah Veloz y Kutty Reyes.
Manuel Briones
Manuel Briones

h

+ Leídas