Rosa Elba Carrón

Decálogo escrito del apreciado Arzobispo Ramón de la Rosa y Carpio:

PARA LLEVARSE BIEN CON LOS DEMAS:

1.Salude. No hay nada más agradable que un saludo afectuoso.

2.Sonría. Se necesitan 72 músculos para arrugar la frente y solamente 14 para sonreír (sea económico).

3.Llame a la gente por su nombre. La música más grata para el oído de cualquier individuo es el sonido de su propio nombre, título o cargo.

4.Sea amigable y servicial. Si usted desea tener amigos, comience por ser uno.

5. cordial. Hable y actúe como si cada cosa que usted hace por los otros fuera realmente un placer.

6. sinceramente interesado en la gente. Usted puede ser agradable a todo el mundo, siempre que realmente trate de serlo.

7.Sea, generoso en sus opiniones de los demás, y moderado en sus críticas.

8.Sea veraz. No haga que se pierda la confianza que usted se merece.

9.Esté alerta para prestar servicios a los demás. Lo que más cuenta en la vida es lo que hacemos por otros.

10.Mantenga el dominio propio, no importa las circunstancias. Controle sus nervios. Ante situaciones difíciles, piense diez veces lo que va a decir y hacer.

BENDICIONES DEL ANCIANO:

Bendice Señor, a los que se dan cuenta que ya mis ojos están nublados y que mis reacciones son lentas.

Bendice a los que tienen en cuenta que ya mis oídos tienen que esforzarse para captar las cosas que ellos hablan.

Bendice los que entienden mi paso vacilante y mi temblorosa mano.

Bendice Señor, a los que con una sonrisa alegre me conceden un rato para charlar de cosas sin importancia.

Bendice a los que desvían la mirada con disimulo al ver que he derramado la taza de café sobre la mesa.

Bendice Señor, a los que me hacen comprender que soy amado y que no estoy abandonado ni solo.

Bendice a los que me facilitan el paso final a la Patria hablándome de Dios y de la Virgen y ayudándome a recibir los sacramentos. Anónimo

+ Leídas